Ejercicio en personas mayores | Corinstitut

Ejercicio en personas mayores

Fuente: Fundación del corazón

Mantenerse activo y hacer ejercicio regularmente puede ayudar a prolongar la vida y evitar o retrasar algunas enfermedades o discapacidades. El ejercicio es seguro para la mayoría de las personas mayores de 65 años. Incluso pacientes con diferentes enfermedades crónicas, pueden hacer ejercicio con total seguridad y tranquilidad.

Son muchas las ventajas y beneficios que puede aportar a los mayores el practicar algún tipo de ejercicio físico con moderación. El médico puede dar recomendaciones sobre la seguridad de ciertas actividades y sobre cómo mejorar la condición física.

La actividad física regular se ha mostrado efectiva en varias patologías: enfermedades del corazón (cardiopatía isquémica), hipertensión, obesidad, diabetes, osteoporosis (descalcificación de los huesos) y alteraciones del bienestar psicológico. El ejercicio mejora también el equilibrio; así se previenen caídas que pueden provocar fracturas en personas con osteoporosis.

La actividad regular resulta útil en los casos de incapacidad que provocan otras enfermedades y también es beneficiosa para evitar la obesidad. Se ha demostrado, igualmente, que el ejercicio moderado en edades avanzadas mejora el sistema inmunitario y puede retrasar los trastornos de memoria.